viernes, 7 de marzo de 2008

Rem Koolhaas vive en otro mundo



Rem Koolhaas sigue haciendo de las suyas: enfrentado a todo el mundo y confrontado con muchos, ahora nos presenta una especie de Manhattan en Dubai. Está claro: ha visto el negocio en construir rascacielos en esa ciudad, y como era de esperar, él propone hacer una especie de extensión de la ciudad actual, plagada de edificios convenientemente diseñados, en su mayoría, por su despacho.

Me parece totalmente indignante que en la época en la que nos encontramos, un arquitecto de su importancia ignore el impacto medioambiental de propuestas de este calibre, totalmente innecesarias. Quizá estemos ante una nueva campaña de publicidad. O quizá estemos ante el fin de su arquitectura y el inicio de una nueva profesión para este personaje quien, de hecho, se hace llamar "escritor y arquitecto".

Mi voto en contra hacia esta propuesta de Koolhaas, y el link a la noticia en Treehugger:

Treehugger

4 comentarios:

Pabloid78 dijo...

La idea y el dinero de construir una metrópolis que sea el nuevo Manhattan mundial no es de Koolhaas, sino del rey de Dubai. Koolhaas presenta su proyecto, y otros presentarán otros, Foster, Nouvel, Zaha y toda la banda están trabajando para este señor rey de Dubai en esta extrañísima idea de crear un nuevo centro artificial del mundo de la arquitectura. Una especie de Disneylandia de la Arquitectura contemporánea. Un ciudad entera que puede llegar a pasar de moda cuando las tendencias cambien, o no, quien sabe.
Pero Koolhaas solo aporta un proyecto a alguien que se lo pide, eso no tiene nada de loco.

Pabloid78 dijo...

Es más te diría que el proyecto es crítico, es absurdo, y por eso hay una "estrella de la muerte", que deberíamos saber que significa (cualquiera que haya visto Star Wars debería saberlo), y creo que es una parodia de la actual moda de la construcción de arquitectura icónica.
Ultimamente nadie pilla un doble sentido.

Au dijo...

Yo creo que consiste más que nada en quién se prostituye y quién no ante el "rey de Dubai". Es cierto que sus intenciones se verán materializadas, ya dependerá de la ética de cada arquitecto si entra en este juego o no. Lo que está claro es que quienes conforman el star system no pueden negarse a tener sus manos plasmadas en este nuevo paseo de la fama. ¿O si?

Adfer dijo...

Creo que hay que tomarlo como un puro divertimento. No olvidemos que todo esto es ficción, al fin y al cabo cada uno es libre de imaginarse el mundo como quiera.

Saludos.