miércoles, 18 de marzo de 2009

Campus de la Justicia de Madrid. Punto y seguido.



Hay crisis económica. En España, el histórico afán por sobreconstruir de forma más que cuestionable ha causado un hundimiento del sector de la construcción y todos los servicios relacionados.

Recientemente se ha sabido que Alejandro Zaera, de Foreign Office Architects, se negó a que su edificio para el Campus de la Justicia de Madrid fuera construído, dadas las restricciones presupuestarias. Parece que 1000 €/m2 no era suficiente. No me extraña: sólo hay que ver sus proyectos para entender ciertos despilfarros y ocasionalmente una sostenibilidad maquillada, que en realidad juraría inexistente. Ciertos medios han publicado que pidió 1500 €/m2 y, al no conseguirlo, se desvinculó totalmente del proyecto.

Parece que Metrovacesa (ahora fundamentalmente un conglomerado de entidades bancarias) está ralentizando o parando todas las obras. La Plaza de Toros de las Arenas en Barcelona, de Richard Rogers (donde ya no quedan ni módulos-vestuario para los operarios), y el Campus de la Justicia de Madrid son dos ejemplos.

Analizando la situación, es curioso que no sea justo ahora que se aceleren estos proyectos con inversión pública, para contrarrestar el paro. Me parece sorprendente, también, que el gobierno de una comunidad que tiene como punto destacado en su programa ideológico el enaltecimiento de todo lo español (al menos de cara a la sociedad), encargue proyectos importantes a empresas extranjeras, en vez de potenciar la buena Arquitectura que se hace en el país. Pero muchos proyectos de las diferentes administraciones (locales y estatales) se encargan a dedo y con prisas. Y eso no puede ser bueno.

¿Hacia dónde se dirige la Arquitectura en medio de esta compleja situación económica? Hacia ninguna parte. Como mucho, hacia la rehabilitación.

Norman Foster dice que siguen haciendo el proyecto ejecutivo de la remodelación del Camp Nou en su macrodespacho (donde han despedido a muchísimos trabajadores), pero la realidad es que el FC Barcelona ni siquiera tiene el beneplácito del Ayuntamiento para llevar a cabo la remodelación completa prevista por el club.

El render de la imagen que encabeza este post, de Zaha Hadid, es uno de los edificios del Campus de la Justicia de Madrid. Hace unos días han dicho que hay 1200 millones de euros para construir los edificios previstos. ¿Habrá suficiente presupuesto para que esos edificios se materialicen, o deben los arquitectos mosquearse como Zaera? Algo me dice que la grandeza de un arquitecto reside parcialmente en su capacidad para adaptarse a la situación, y por eso Zaera ha perdido puntos en mi ránking personal de arquitectos preferidos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizás es época de nuevos arquitectos... que no hagan de sus proyectos un DESPILFARRO de medios, si no un USO SOSTENIBLE y responsable.
A saber quines serán los nuevos "GREEN STAR-ARCHITECTS"

Au dijo...

Interesante, no? Veamos qué pasará con estos edificios.
Por acá se dice que el Camp Nou no se construirá. A ver si es cierto.

xavitron dijo...

No se hasta que punto es ético que exijan un dinero que no suyo y encima puede que mucha gente no le guste su diseño. Hoy he visto como critican la obra de Calatrava en NY, dicen que es un monumento al ego del arquitecto, y parte de razón no les quito.
Interesante blog. salu2